Todo lo que aprendí en mi primer viaje sola

Hace algún tiempo atrás venía planeando un viaje fuera del país con una de mis mejores amigas. En ese entonces, ambas estábamos trabajando, así que habíamos buscado la manera de que nuestras vacaciones coincidan y finalmente todo se alineó y decidimos irnos a Ecuador, específicamente el plan era llegar hasta Montañita.

Ya estaba todo listo: el pasaje de Lima a Piura, la ruta en mochila desde Piura hasta Montañita, el hospedaje gratuito en Guayaquil gracias a Couchsurfing, todo… hasta que una semana antes del viaje me llama mi mejor amiga para contarme que le cambiaron los días de vacaciones en el trabajo y que ya no iba a poder viajar conmigo.

En ese momento tenía dos opciones: o postergar mi viaje y buscar nuevamente que mis fechas coincidan con las de mi mejor amiga o aprovechar la oportunidad y arriesgarme a hacer mi primer viaje sola.

Sabía que eso de que coincidan mis vacaciones con los de mis mejores amigas era un problema de nunca acabar y estaba decidida a que no siga siendo una buena excusa para no viajar; así que me quedé con la segunda opción: viaja sola.

LOS MIEDOS TE PUEDEN PARALIZAR O IMPULSAR

La verdad es que la idea de viajar sola me emocionaba mucho pero a la vez hacía que salgan a la luz mis más profundos miedos: “No conozco a nadie en Ecuador, ¿qué pasa si me enfermo o si me pierdo? ¿Qué hago si me roban?”.

Mi mente se empezó a llenar de ideas negativas, sumadas a las opiniones de mi familia y amigos que me decían que estaba loca por irme sola a otro país sin conocer a nadie y sobre todo siendo mujer.

No voy a negar que todo esto me hizo dudar mucho; sin embargo, preferí confiar en aquellas personas que ya habían dado ese primer paso y empecé a leer algunos blogs de mujeres que ya viajaban solas por el mundo e incluso me puse en contacto con varias de ellas y todas me decían que no había nada mejor que hacer un viaje sola; así que después de mucho pensar, decidí seguir sus consejos y me aventuré en mi primer viaje.

EMPEZANDO MI PRIMER VIAJE SOLA 

Finalmente llegó el gran día, éramos mi mochila, yo y muchas dudas sobre qué viviría en esta primera gran aventura por Ecuador. Mi viaje empezó en el norte del Perú en Piura y desde ahí comencé la ruta hacia Ecuador.

La primera parada fue Máncora, uno de las playas más conocidas del norte por su ambiente festivo, la gran cantidad de turistas que la visitan y por supuesto por el surf. Estuve ahí dos días y aproveché para conocer otras playas lindas como Punta Sal y Organos. Debo decir que lo mejor de esta parte del viaje es que empecé poco a poco a disfrutar de aquellos momentos en los que solo estaba yo apreciando un hermoso sunset o caminando por la arena. Fueron momentos que me permitieron pensar más acerca de mi, de mi vida, de las cosas que estaba haciendo y de las cosas que quería hacer, en otras palabras, el viajar sola me permitió conocerme más a fondo y sobre todo aprender a disfrutar los momentos conmigo misma.

primer viaje sola

Luego de pasar mis primeros días en Piura decidí enrumbarme hacia Ecuador. La siguiente parada sería Guayaquil, ahí me esperaba un amigo que conocí gracias a Couchsurfig quien amablemente aceptó hospedarme por un día. Conocer la ciudad con alguien local es definitivamente una experiencia distinta; no hice el típico tour sino que recorrí cada una de las calles mientras mi nuevo amigo me iba contando muchas cosas interesantes de su ciudad.

primer viaje sola

Después de pasar un día completo en Guayaquil era momento de ir hacia lo que en un inicio era mi destino final: Montañita.

Al llegar pude notar que era un lugar lleno de viajeros, sobre todo de esos que caminan lento con la mochila en hombros y con muchas ganas de vivir la vida disfrutando del presente. Al inicio me chocó un poco percibir ese estilo diferente de ver la vida; yo estaba acostumbrada a tener el control de todo en mi vida, a manejar mis tiempos, a tener todo planificado, y el conocer a personas que me decían que no tenían más planes que vivir su día a día disfrutando cada momento fue algo que no cabía en mi cabeza (por eso siempre digo que los viajes te abren la mente).

Debo decir que el viajar sola me dio la oportunidad de conocer gente increíble en el camino, personas que me mostraron una forma diferente de ver la vida y, a pesar de que mi plan inicial era quedarme solo en Montañita, decidí por primera vez seguir mi instinto y dejarme llevar por lo que mi corazón me decía.

primer viaje sola

Así que luego de pasar un fin de semana un tanto distinto en Montañita, tomé un bus hacia el norte hasta Puerto López para luego llegar a una de las playas virgen más hermosas que he visto en mi vida llamada El Fraile.

Después de esta experiencia puedo decir que esta es otra de las ventajas de viajar sola: eres tú la única persona que decide a dónde ir, cuánto tiempo quedarte o qué ruta tomar. 

En mi caso, lo que en un inicio era un viaje de Piura a Montañita se convirtió en un viaje por 6 ciudades de Ecuador en donde conocí personas maravillosas con los que aún sigo en contacto y además viví experiencias únicas e inolvidables para mi vida.

Finalmente, mi ruta completa fue: iniciar en el norte del Perú en Piura, luego ir por la costa de Ecuador a Guayaquil, Montañita y Puerto López, desde ahí crucé a la sierra y llegué hasta la mitad del mundo en Quito, luego hice canopy y subí al “columpio de la muerte” en Baños de Agua Santa y por último conocí una de las ciudades más lindas de Ecuador: Cuenca.

mi primer viaje sola

Todo con muy bajo presupuesto y siguiendo simplemente las recomendaciones de otros viajeros que conocí en el camino, pero sobre todo siguiendo lo que me decía mi corazón; y es que cuando logras callar a tu mente y empiezas a escuchar a tu corazón cosas muy bonitas empiezan a suceder.

Absolutamente nadie tiene el derecho de decirnos cuál es la mejor forma de vivir nuestra vida. Las mujeres también podemos viajar solas, salir a descubrir el mundo, hacer amigos en el camino y vivir la vida que queremos vivir.

Que el miedo a lo desconocido no te detenga a hacer las cosas que realmente quieres de corazón. ¡Deja salir ese espíritu aventurero que te permitirá vivir en Libertad!

 

7 comentarios en “Todo lo que aprendí en mi primer viaje sola

  1. Amiguis!! Me encantó tu artículo! Definitivamente me inspiras a hacer ese viaje sola que tanto quiero hacer y que tanto miedo me da! De este año no pasa 💪😊

  2. Hola que tal quisiera poder comunicarme contigo vía mail.. Pues tengo pensado hacer mi primer viaje sola por mi cumpleaños pero hay algunas dudas que me faltan par darme un empujón es decir estoy en un 80%.. Pero me falta el 20 restante jja espero que podamos comunicarnos… felicidades por tu blog

    • Hola Bri, te acabo de responder por el inbox de mi fanpage. Si hay algo que pueda hacer para que esos 20% restantes te animen a hacer tu primer viaje sola, con gusto te ayudaré =) Seguimos hablando por la pagina. Un abrazo!

  3. Guapa definitivamente son muchos los miedos que hay que combatir cuando piensas en viajar sola, sin embargo me quedo con esta frase que compartes: “cuando logras callar a tu mente y empiezas a escuchar a tu corazón cosas muy bonitas empiezan a suceder”.

    El mundo está lleno de personas buenas y aunque a veces pasan cosas malas, no es lo más habitual, somos más los buenos. Así que a seguir soñando, viajando y disfrutando de andar viviendo en liebertad 🙂

    • Muchas gracias Diana!! Que lindo tenerte por aquí en el blog 🙂
      He leido muchos artículos tuyos y me encantan. Eres una gran referente también para las mujeres viajeras.
      Y no podría estar más de acuerdo contigo en que somos más los buenos (aunque quizá los medios de comunicación se esfuercen por mostrar lo contrario)
      En los viajes uno se da cuenta que hay muchas personas de buen corazón siempre prestas a darte una mano, alojamiento o simplemente a compartir un momento agradable.
      Esa es también parte de mi misión con el blog. Que las personas que aún no se han atrevido a viajar por este tipo de miedos se den cuenta que hay muchas cosas aún por descubrir allá afuera y que si empezamos a escuchar más a nuestro corazón cosas bonitas empiezan a suceder 😉
      Un abrazo y espero sigamos en contacto

Deja un comentario