Cómo viajé gratis a Europa gracias a mi trabajo

 

“Cuando se quiere algo de corazón, todo el Universo conspira para que se haga realidad.” 

Probablemente hayas escuchado esta frase antes o la hayas leído en el libro El Alquimista de Paulo Coelho. Una frase bastante inspiradora -por cierto- con un toque quizá de incredulidad para algunos y de esperanza y motivación para otros.

Personalmente es una frase que tiene mucho sentido cuando pienso en el viaje a Europa que hice por primera vez hace un año. Conocer lugares como Paris y ver en vivo y en directo la Torre Eiffel o pasear en bote por Venecia y conocer el Coliseo Romano en Italia eran sueños que tenía desde hace algunos años y aunque no estaba segura cuándo iba a poder cumplirlos, sabía que lo haría tarde o temprano.

Hace un año, gracias a una feria en Berlín, en la que participa la empresa en donde trabajo, tuve la oportunidad de hacer mi sueño realidad y conocer no solo Paris, Venecia y Roma, sino otras ciudades fascinantes como Praga, Brujas y Amsterdam. ¿Cómo pude hacerlo? Es una gran pregunta, y por eso hoy quiero compartir contigo las 5 estrategias que apliqué para poder hacer este viaje realidad. 

1. Ten una visión clara de lo que quieres

Este es el punto de partida para TODO, sino sabes qué es lo que quieres o hacia donde quieres ir, el camino se hará más largo, más pesado y quizá te lleve a muchos lugares, pero es muy probable que no llegues a donde tú realmente quieres.

En mi caso, yo sabía que la empresa en la que trabajo, participaba anualmente en al menos tres ferias internacionales y una de esas es la que se lleva a cabo en Berlín – Alemania. Cuando yo entré a este trabajo tenía la clara convicción de que no me iría de ahí sin participar en alguna de estas ferias. En ese momento no sabía cómo lo haría, ni cuándo, pero lo que sí sabía es que llegaría ese momento.

“Acuérdate de saber siempre lo que quieres” Paulo Coelho, El Alquimista.

2. Crea tus propias oportunidades

Una vez que sabes qué es lo que quieres lograr, necesitas hacer algo muy pero muy importante: tomar acción. Los sueños por si solos son simplemente eso: sueños; pero cuando empiezas a llevar a cabo ciertas acciones que estén alineadas con esos sueños las cosas empiezan a cambiar.

Hace algún tiempo cuando escuché por primera vez acerca de la feria de Berlín, me pareció algo bastante lejano, donde sólo iban una o dos personas por empresa, normalmente el gerente general y comercial; sin embargo, tenía claro lo que quería y empecé a aplicar un principio que trato siempre de poner en práctica desde que lo leí en el libro Los cuatro acuerdos: Haz siempre lo mejor.

No tenía muchas alternativas o estrategias para poder participar en esta feria porque la decisión final no dependía de mi, así que mi forma de tomar acción fue simple: hacer mi trabajo de la mejor manera. Probablemente esto no garantizaba que participe de la feria, pero no hacerlo me daba menos posibilidades y finalmente, en este caso, las cosas fueron favorables para mi y en diciembre del 2014 recibí la noticia de que en febrero del siguiente año iría a la feria en Berlín.

Si yo no hubiera hecho nada para generar valor para la empresa y con mis clientes, ¿me hubieran llevado? Probablemente no.

“Solo existe una manera de aprender. A través de la acción.” Paulo Coelho, El Alquimista.

3. Toma riesgos

La vida está hecha de decisiones que tomamos día a día y a veces es más fácil irnos por el camino seguro que tener el coraje de arriesgar por algo que realmente anhelamos con todo nuestro corazón, pero que quizá nada ni nadie nos asegura que obtendremos.

Cuando supe que viajaba a la feria de Berlín, mi corazón se llenó de alegría, pero ahora había algo dentro de mi que me decía que ese viaje podía ser incluso mucho mejor que solo ir a Berlín por 4 días.

Le comenté mi inquietud a uno de mis mejores amigos, pensando en la posibilidad de pedir quedarme en Europa un par de días más para conocer alguna otra ciudad y en ese momento mi amigo me dijo: “si vas a pedir un par de días, ¿por qué no pides mejor un par de semanas?”

Mi corazón se contrajo por un momento. Si bien es cierto, me había esforzado para ganarme ese viaje, empezaron a llegar a mi mente ciertas ideas limitantes: “tengo menos de un año en la empresa”, “no tengo aún vacaciones”, “quizá si les digo para quedarme se desanimen en llevarme y al final lo pierda todo”… en fin, empezaron a surgir una serie de miedos que por un momento me paralizaron; pero luego de darle algunas vueltas al asunto dije: “sino me arriesgo y pregunto, nunca sabré si lo hubiera conseguido, por ultimo lo peor que me pueden decir es no.”

Como te imaginarás, al final decidí arriesgarme y pedir las dos semanas de vacaciones adelantadas para quedarme en Europa. Al inicio se sorprendieron, luego lo pensaron y por último lo aceptaron 🙂

El coraje es el don más importante para quien busca el Lenguaje del Mundo”. Paulo Coelho, El Alquimista.

4. Piensa siempre en una relación ganar-ganar

En cualquier tipo de negociación y en realidad en cualquier tipo de relación debes tener siempre presente este principio: busca siempre el ganar-ganar. Empieza por preguntarte: ¿cómo puedo hacer para que la otra persona también se sienta beneficiada por esto? ¿qué puedo proponer para que ambos ganemos?

Y esto fue precisamente lo que yo apliqué para pedir las dos semanas de vacaciones adelantadas y poder quedarme conociendo algunas ciudades de Europa. Lo primero que pensé fue: ¿cómo puedo hacer para que la empresa también sienta que obtiene un beneficio de esta negociación? y la respuesta fue casi automática. “Yo puedo conseguir por internet pasajes más baratos de lo que ellos pueden comprar, así ellos ahorran un poco de dinero -algo muy importante para las empresas- y yo aprovecho ese pasaje para quedarme dos semanas más por mi cuenta.

5. Crea una cuenta de ahorros para tus viajes

Si bien es cierto el dinero no es lo más importante en la vida, es un recurso que te puede facilitar mucho las cosas. Por ello, es sumamente importante que si haz decidido hacer de los viajes parte de tu vida, tengas una cuenta de ahorro específica para esto.

No necesitas empezar con cantidades exhorbitantes, puede ser el 5% de tu sueldo mensual, el 10% o el 20%. El monto va a depender de ti y de tus necesidades, pero es importante que empieces a crear el hábito y sobre todo que seas constante.

Puedes crear todas las oportunidades que desees, pero si no tienes los recursos necesarios, difícilmente podrás llevarlo a cabo.

En mi caso, pude haber hecho todo lo que te mencioné anteriormente para conseguir ir a la feria de Berlín, pero sino hubiera contado con los ahorros suficientes como para poder solventar las dos semanas que me quedé por mi cuenta en Europa, hubiera ido simplemente a Berlín por cuatro días y allí habría acabado la historia.

Hace algún tiempo decidí que parte de mis ahorros los invertiría en experiencias en lugar de ropa, carteras o fiestas todos los fines de semana y debo decir que hasta el día de hoy no me arrepiento y llevo en mi corazón cada uno de los lugares y personas que he conocido en mis viajes.

Espero que estas cinco claves que he compartido contigo sobre mi propia experiencia te puedan servir a ti también para que lo apliques en cualquier aspecto de tu vida.

Cuéntame en los comentarios qué opinas al respecto y qué otras estrategias aplicas o aplicarías tú para lograr las cosas que quieres.

*La foto es en la feria de Berlín con algunos colegas del trabajo.

Deja un comentario