6 pasos sencillos para pagar tus deudas

Alguna vez te ha pasado que llevas meses de meses estresado, cansado, aburrido, harto de estar yendo de la casa a la oficina, haciendo horas extras, trabajando fines de semana; cuando lo único que quieres es escaparte de la rutina, mandar todo a rodar y salir corriendo sin ninguna dirección; pero sabes que hay algo que te detiene, que te mantiene atado a ese escritorio y que no te deja sentirte completamente libre y mucho menos hacer lo que realmente quieres…

Sí, me refiero a las odiadas deudas que alguna vez la mayoría de nosotros hemos tenido en nuestra vida, aquellas que no te permiten hacer ese viaje con el que tanto sueñas o tomarte la libertad de dejar un trabajo y buscar algo mejor porque cuentas con ese “sueldo seguro” para seguir pagando tus deudas.

Si esta situación se te hace familiar presta mucha atención a los siguientes 6 pasos que debes seguir para empezar a pagar tus deudas y vivir la vida que realmente quieres para ti.

1. Toma conciencia de tu situación actual.

Lo primero que debes hacer es identificar cuáles son tus ingresos mensuales, a cuánto  ascienden y realizar el mismo ejercicio con tus gastos.

Es importante que empieces reconociendo en qué situación te encuentras para que tengas claro desde dónde estás partiendo y  poder definir hacia dónde quieres llegar.

Empieza haciendo un listado de todas tus fuentes de ingresos: sueldo, rentas, negocio adicional, intereses, negocio online, etc.

Del mismo modo enumera tus gastos mensuales, trata de ser lo más detallista posible, tómate tu tiempo, escribe en una hoja cada una de los gastos que realizas como: pago de alquiler, de servicios, de transporte, de combustible, de alimento, de vestido, salidas al cine, a comer, a fiestas, etc.

Con este ejercicio podrás darte cuenta si estás gastando más de lo que ganas o si ganas más de lo que gastas (que sería lo ideal).

2. Clasifica tus gastos

Una vez que ya eres consciente de la situación actual en la que te encuentras, es momento de que empieces a clasificar tus gastos.

La forma más sencilla de hacerlo es a través de las siguientes categorías:

  • Debo tener. Es todo aquello que necesitas para vivir, como por ejemplo: comida, medicina, servicios esenciales, alquiler, etc.
  • Debería tener: Es todo aquello que necesitas, pero que puedes prescindir de ello por un tiempo sin que se acabe el mundo, como por ejemplo: un celular nuevo, la membresía del gym, ropa nueva, zapatos nuevos, etc.
  • Me gustaría tener: Es todo aquello que probablemente no necesitas pero que de alguna manera te genera comodidades, como por ejemplo: una tarifa alta de plan de datos en tu celular, salida todos los fines de semana, suscripciones a periódicos, carro del año, etc.

Es importante resaltar que esta clasificación es totalmente subjetiva, ya que cada uno tiene distintas prioridades.

3. Reduce tus gastos mensuales

Existen miles de maneras de empezar a reducir los gastos. Una de ellas es regresar a la clasificación que acabas de hacer y ver qué gastos dentro de las cosas que deberías tener y las que te gustaría tener puedes empezar a reducir o a eliminar si es posible. Lo ideal sería empezar a ahorrar al menos el 10% de tu ingreso mensual y que puedas destinar ese dinero al pago de tus deudas.

4. Calcula la cantidad que debes, a quién le debes y los intereses

Enumera todas tus deudas, coloca el monto de cada una, la tasa de interés que te cobran y el nombre del prestamista o banco. Este paso es sumamente importante porque sino sabes cuánto es lo que realmente debes, nunca sabrás cuánto dinero necesitas para poder pagar tus deudas.

5. Empieza a pagar estratégicamente

Ahora que sabes cuánto debes y a quién, debes elegir cuál será la manera estratégica en que decidas empezar a pagar tus deudas.

Existen diversos métodos para pagar deudas, pero uno de los más conocidos y efectivos es el llamado “bola de nieve”. Este método consiste en dar prioridad a la deuda más pequeña primero. El principal beneficio es que obtendrás la sensación que estás avanzando con tus deudas rápidamente, además que tendrás menos cuentas que pagar y cuando termines de pagar una, destinas ese dinero para incrementar el pago que haces de la siguiente deuda y así sucesivamente.

6. Es momento de ahorrar

Una vez que hayas cancelado todas tus deudas, puedes empezar a ahorrar el dinero que destinabas a pagar las deudas en diversos cuentas de ahorro como un fondo de emergencia para cualquier contingencia que te permita no volver a caer en deudas innecesarias y puedas seguir viviendo en Libertad.

Deja un comentario