8 Lecciones que cambiaron mi vida

Alguna vez te has preguntado ¿Por qué estás aquí? ¿Cuál es tu propósito en este mundo? ¿Cuál es ese sueño que te hacía sonreír de niño y que  tal vez ahora ya ni lo recuerdas muy bien porque te alejaste por completo de él?

Muchas veces vivimos tan preocupados por el día a día que dejamos de lado la parte más hermosa de nuestras vidas, con lo que vamos a vivir hasta el último de nuestros días y que nos acompañará durante este hermoso camino llamado vida: y  ese eres TÚ.

En las últimas semanas he tenido la oportunidad de vivir diversas experiencias en mi vida, las cuales están sumando mucho para seguir trabajando en mi desarrollo personal, y aunque definitivamente aún me faltan muchas cosas por mejorar , ser consciente de estas lecciones me ayuda a ser mejor cada día y es por eso que ahora quiero compartirlas contigo, ya que tal vez el día de hoy puedan hacer también, de alguna manera, una diferencia positiva en TU vida 🙂

1. Eres la persona más importante de tu vida

Para mi esta lección ha sido una de las más importantes que he podido comprender luego de 24 años de mi vida, y es que muchas veces preferimos poner en primer lugar a nuestros padres, hijos, novio o novia, amigos, circunstancias, etc. antes que a uno mismo. Y no está mal pensar en los demás, pero todo empieza por uno mismo. Para poder respetar a otros, primero tienes que respetarte tú; para poder confiar en otros, primero debes confiar en ti mismo y definitivamente para amar a otros primero debes amarte tú. Cuando entiendes y pones en práctica este concepto dejas de postergarte en las cosas que siempre quisiste hacer porque sabes que tú y solo tú eres fuente creadora y que desde ese posición vas a poder impactar en la vida de las personas que te rodean.

2. Ser – Hacer – Tener

Te suenan conocidas las frases: “si tuviera dinero, haría muchas obras sociales y sería una buena persona” o “si tuviera enamorado, saldría a pasear, compartiría mi tiempo con esa persona y sería feliz” o tal vez “si tuviera una linda casa, haría muchas fiestas y reuniones y sería una persona sociable y alegre”. Muchas veces pensamos que primero necesitamos TENER algo para luego recién poder SER de un modo (feliz, realizado, solidarios, amoroso, sociable, etc.), cuando lo que quizá deberíamos preguntarnos es: “¿Qué tipo de persona necesito SER para poder HACER las cosas necesarias que me den como resultado TENER algo que quiero para mi vida?” Al inicio parece un poco confuso, pero si te detienes a pensarlo con calma tal vez le encuentres el sentido 🙂

3. Tu palabra crea tu realidad

La palabra tiene un gran poder, todo lo que sientes, crees y piensas lo das a conocer a través de tu palabra. Honrar tu palabra significa ser coherente entre lo que dices y lo que haces, dar tu palabra y comprometerte con alguien o algo tiene un valor incalculable y el hecho de hacer valer tu palabra te da una libertad y tranquilidad contigo mismo y con tu entorno. Es tan poderosa la palabra que si declaras desde lo más hondo de tu ser lo que quieres para tu vida y además de ello tomas acción, ya empezaste a crear una realidad distinta a la que estabas viviendo hasta ese momento.

4. Las casualidades no existen

Una de las cosas de la que cada vez estoy más segura es que todo, absolutamente todo lo que nos pasa tiene un propósito, un significado o una razón de ser. El hecho de conocer a alguien en la calle, en la universidad, el trabajo o de pasar por una situación complicada en nuestra vida NO es casualidad. Muchas veces en ese preciso momento no entendemos muy bien cuál es el propósito, pero si empezamos a comprender y aceptar que todo lo que nos sucede es perfecto en el momento que ocurre y que tiene una razón de ser, la percepción que tenemos de la vida o de las cosas que nos pasan pueden dar un giro de 360 grados.

5. La Libertad se basa en la capacidad de elegir

La libertad definitivamente es el pilar principal de este blog, y aunque generalmente  se entiende este concepto como el hecho de hacer lo que quieres en el momento que lo deseas, esta vez quiero enfocarlo principalmente en la capacidad de elegir que cada uno de nosotros tiene desde el momento en que se despierta cada día. Todo empieza cambiando una sola palabra en nuestro vocabulario diario.

¿Te has puesto a pensar cuántas veces al día “tienes que” hacer algo? Tienes que levantarte temprano, tienes que ir a trabajar, tienes que llevar a los niños al colegio, tienes que ordenar tu cuarto, tienes que hacer miles de cosas. Y lo único que consigues usando esta frase es sentirte en la obligación de “tener que” hacer las cosas cuando realmente eres tú quien puede elegir cada día cómo quieres vivir. Puedes empezar cambiando el “tengo que” por el “elijo” o “quiero”, y verás diferencias notorias en tu forma de hacer las cosas, porque el elegir hacerlas simplemente te da la sensación de LIBERTAD.

6. Amar significa querer lo mejor para la otra persona y que sea feliz

Este nuevo concepto de AMOR (al menos para mí) realmente ha tenido un impacto increíble en mi vida. Reconocer y entender que el verdadero amor deja de lado el egoísmo y se basa principalmente en la búsqueda del bienestar de la otra persona, te permite entender muchas cosas, como por ejemplo que cuando el amor es sincero el miedo pierde protagonismo en tu vida, porque desde el amor estás dispuesto a decirle a la persona que amas lo que piensas y  sientes sin miedo a que se moleste o a que lo malinterprete porque se lo dices desde el corazón y buscando lo mejor para él o ella. Amar es simplemente querer que la otra persona sea feliz aunque algunas veces tú no seas su felicidad.

7. Crea relaciones basadas en el amor, la sinceridad y el genuino interés en la otra persona

Todos los días estamos en constante contacto con otras personas, familia, amigos, compañeros de trabajo, gente en la calle y, sin embargo a algunos de nosotros (y me incluyo) nos cuesta crear y mantener relaciones consistentes, basadas en el amor, la sinceridad y el genuino interés en la otra persona porque estamos corriendo en el día a día y no nos detenemos a mirar quién está a nuestro lado.

¿Cuándo fue la última vez que le diste un abrazo a tu padre, le dijiste un “gracias” a ese amigo que está siempre contigo o un “te quiero” a esa persona especial que te hace sonreír cada día? No esperes que esa amiga, enamorado, esposa, hermano o padre no esté más contigo para recién empezar a valorarlo, aprovecha que tienes a esa persona importante en tu vida ahora para decirle lo que sientes. Da amor sin esperar algo a cambio, recuerda que  “el amor solo es amor cuando lo regalas”.

8. Estás vivo y la vida es HOY

El ayer ya pasó y el mañana aún no ha llegado, así que el mejor momento que tenemos para vivir es HOY. Dejemos de pensar en los errores del pasado y de preocuparnos tanto por las metas del futuro. Definitivamente es importante saber hacia donde queremos ir, tener metas en la vida, pero al final lo más importante, desde mi humilde opinión, es vivir intensamente cada uno de los días, con pasión y propósito, pero sobre todo disfrutando del camino.

Te invito a que te arriesgas a hacer algo que jamás pensaste que te atreverías hacer en tu vida, hoy tienes la oportunidad de tomar acción, de atravesar tus miedos y de simplemente decidir ser FELIZ 😀

IMG_6617
Los adoro mis amigos del alma <3

¡Viaja conmigo!

Escápate de la rutina y únete a la comunidad de Viviendo en Libertad


Deja un comentario