5 lecciones del 2016 que marcarán un nuevo inicio

Normalmente cuando estamos por empezar un nuevo año solemos mirar hacia atrás y observar todo lo que se vivió en el año anterior. A veces los recuerdos vienen acompañados con una sonrisa, otras veces con lágrimas o quizá con orgullo por haber logrado muchas cosas que nos propusimos.

De cualquier manera, es importante regalarte un momento para recordar las experiencias vividas y sobre todo para reconocer qué es lo que aprendiste de esas experiencias.

 

Es por eso que ahora quiero compartir contigo cuales fueron las 5 lecciones del 2016 que aprendí gracias a muchas experiencias vividas. Quizá te sientas identificada con algunos o te ayude a recordar otros aprendizajes que la vida pudo regalarte a ti este año.

1) Aprender a delegar

Tal vez suena un poco básico, pero realmente tiene un trasfondo muy interesante; y es que no es nada fácil reconocer y aceptar que no siempre podemos hacer todo nosotros. A veces es necesario enseñarle a nuestro ego que no está mal pedir ayuda en las cosas en las que no somos tan buenos y que de repente otras personas pueden hacerlo mucho mejor y más rápido.

 

Por ejemplo, yo por mucho tiempo traté de manejar todo el tema del blog sola, quería aprender a la fuerza sobre programación, diseño web, redes sociales y todos los temas relacionados, pero siendo honesta no son temas que maneje de forma natural o que me sea fácil aprender. Quizá sea muy lenta para eso, pero sea cual fuera la razón, entendí que no es a lo que me quiero dedicar y que puedo encontrar otras personas a las que le apasione este tema y puedan ayudarme mientras yo me enfoco en el contenido del blog y en el valor que quiero aportar con mi propósito.

 

Delegar significa empezar a conocerte y a reconocer tus fortalezas y debilidades, significa ser lo suficientemente humilde para levantar la mano y pedir ayuda y sobre todo es una muestra de amor y confianza hacia la otra persona, porque le estás dando la oportunidad de hacer algo que a ella sí le apasiona y de esa forma también está cumpliendo su propósito.

 

2) Regalarme un momento para mi

En un mundo donde todos andamos corriendo todo el día entre el trabajo, las responsabilidades de casa, los amigos, la pareja, los estudios y muchas otras cosas más; termina siendo un poco complicado (pero no imposible) que puedas detenerte durante unos minutos al día para regalarle un tiempo a la persona más importante de tu vida: TÚ.

 

Las personas no estamos acostumbradas a pasar tiempo con uno mismo, siempre necesitamos de algo o de alguien más para sentirnos bien, pero la realidad es que con quien pasas las 24 horas del día los 365 días del año es contigo misma.

 

 Si no puedes estar bien contigo será difícil que puedas estar bien con los demás. Todo empieza por uno mismo.

Hay miles de herramientas que puedes utilizar para empezar a hacer las paces contigo y disfrutar de tu propia compañía. Algunas que yo utilizo para regalarme este espacio son: la meditación, el yoga, el silencio y por supuesto los viajes que hago sola.

Tu puedes escoger la que mejor te parezca o puedes ir probando distintas herramientas y ver cual se te acomoda mejor; lo importante es darte al menos 10 minutos al día para ti. Puedes utilizar también este tiempo para leer, para escribir, para pensar en las cosas que quieres, para cantar o para simplemente estar en silencio y ser consciente de ese preciso momento estando totalmente presente para ti. Créeme que con el tiempo lo disfrutarás.

 

3) Tomar las cosas con tranquilidad, sin apuros

Esto es algo que aún me cuesta porque siempre he querido las cosas para ayer: resultados rápidos, respuestas rápidas, decisiones rápidas, etc. Sin embargo, el año que pasó me enseñó que no todo tiene que ser así, que la paciencia y la serenidad son dos grandes virtudes que debo empezar a cultivar si quiero resultados distintos, y es que nadie me apura a hacer las cosas o a tomar decisiones precipitadas.

 

Tómate el tiempo para disfrutar de una buena conversación, de un buen vino, de la compañía de un ser querido estando 100% presente. Tómate el tiempo para conocer mejor a las personas, para salir, para charlar, para tomar un café y conversar de la vida. Tómate el tiempo para saber qué es lo que realmente quieres y cuáles son las cosas que definitivamente no aceptarías en tu vida; pero sobre todo deja de lado los prejuicios de la sociedad. El hecho de que tengas 30 años no significa que ya tienes que estar casada y con hijos y por eso termines estando con cualquier persona.

Tomar las cosas con tranquilidad significa ser tú la dueña de tu tiempo y de tu vida. Recupera tu poder.

4) Soltar, no es decir adiós sino gracias.

A veces creemos que cuando algo termina o no salió como lo esperabas fue una pérdida de tiempo y la verdad es que todo lo que llega a tu vida es por una razón y debía enseñarte algo en ese momento.
El problema es que las personas no estamos acostumbradas a dejar ir y muchas veces nos es difícil soltar algo o alguien que fue importante en su momento.

 

Pero recuerda que las personas son maestros que llegan a tu vida para enseñarte algo, algunas se quedan por mucho tiempo, otras se van, pero todas cumplen un propósito y la mejor manera de retribuir ese tiempo que compartieron juntos es siendo agradecida y dejando el resentimiento de lado. Esa es la mejor manera para que ambos puedan continuar su camino.

 

Además, al soltar siendo agradecida permites que otras cosas lleguen a tu vida, ya que sin espacio nada nuevo puede ingresar.

 

No es fácil. Requiere de valor, de mucho amor propio y de amor hacia el otro; ya que al soltar lo que sientes que ya no es para ti dejas también que otras personas puedan tomar y aprender eso que tú ya aprendiste.

 

5) Ser fiel a mi esencia, a mis principios y a mi ser

Probablemente esta sea la lección que más caló en mi al terminar el 2016. Serme fiel.
Pero, ¿qué significa serte fiel? Significa dejar de sabotearte tu misma, dejar de aceptar en tu vida cosas que tú sabes que no son para ti. Significa ser coherente entre lo que piensas, sientes, dices y haces; pero sobre todo significa cultivar un amor profundo e incondicional hacia la persona más importante de tu vida: TÚ.

 

Quizá suene bastante sencillo o incluso hasta obvio, pero muchas de nosotras consciente o inconscientemente nos hacemos daño aceptando situaciones, cosas y personas en nuestra vida que simplemente no nos suman, pero que están ahí por miedo a lo que puedan decir o pensar los demás.

 

Ser fiel a tu esencia es ser auténtica y ser auténtica es ser libre.
Libre para elegir que entra o sale de tu vida.
Libre para dar tu opinión aunque la mayoría no esté de acuerdo.
Libre para empezar un nuevo proyecto o cerrar un círculo.
Libre para amar y dejarte amar.
Libre para empezar a vivir la vida que siempre quisiste para ti.

 

Simplemente te lo mereces.

4 comentarios en “5 lecciones del 2016 que marcarán un nuevo inicio

  1. Hola! que buen Post, realmente es un gusto leerte por la forma tan sencilla que explicas todo, muchas gracias por compartir esto con tus lectores, un gran saludo…isabel

    • Gracias mi querida amiga. Fue un hermoso año el 2016 y una de las experiencias lindas que tuve fue conocerlos a uds.
      Gracias por permitirme compartir con uds una partecita de su viaje. Estoy segura que nos encontremos en otro viaje pronto. Abrazos

Deja un comentario